miércoles, 16 de abril de 2008

Tres Fábulas Sobre la Libertad

Hoy voy a contaros tres fábulas maniqueas. Como buenas historias maniqueas, las tres son completamente falsas. Pero a la vez, como buenas fábulas, son tres metáforas que hablan de algo real, y las van a protagonizar animalitos. Y como no quiero extenderme mucho, me limitaré a contar el planteamiento y el desenlace [que será especialmente falso] de cada historia, nada de nudos. A ver qué sale, porque yo también creo que con lo de los animalitos me he meado fuera.

I. Libertad Colateral

La amenaza de los crueles Patos se extiende por la granja. No hace tanto tiempo que los Cerdos eran felices y vivían despreocupados, pero ahora, los Patos amenazan con tomarlo todo, extendiendo el fuego por los terrenos de la granja y sembrando el caos. Un valiente Cerdo decide que es el momento de detener a los Patos, antes de que perturben de manera definitiva su paz y la de los suyos.

Al final, el Cerdito valiente descubre que los Patos tenían ya sometidas a las Ovejas. Al salir a la luz esta situación, los demás Cerdos se unen en la lucha contra los malvados palmípedos, y vencen, terminando de golpe con su avance por los terrenos de la granja y liberando a la vez a las oprimidas Ovejas. Fin.

II. Libertad Opresiva

Los iluminados Patos han descubierto el secreto de la felicidad. Su líder, de alma cristalina y voluntad inquebrantable, comprende que su guía llevará hacia la luz a sus vecinas las Ovejas, que viven autorreguladas en un régimen injusto y oscuro. Es por esto que inicia una cruzada para liberar al pueblo ovino, que no siempre comprenderá la necesidad de ser salvado.

Tras muchos años, y después de derrotar a los malvados Cerdos, que se opusieron masivamente a la expansión de su cultura, los Patos consiguen establecer un régimen de paz. Las Ovejas, por su parte, tras desprenderse de los últimos resquicios de su oscuro pasado, pasan a convivir en armonía con los Patos, cuya utopía acaba tomando forma en la granja. Fin.

III. Libertad [a secas]

Las débiles y escasas, pero nobles Ovejas sólo conocen la vida a merced de las hordas de Patos nihilistas que las mantienen reprimidas. Sabiendo que los Patos pronto realizarían un movimiento de ocupación aparentemente pacífica al territorio de los vecinos Cerdos, una de las Ovejas, de amplia astucia y corazón puro, idea un ingenioso plan que conseguirá que los Cerdos comprendan su situación y les ayuden a alcanzar la libertad.

Llegado el momento, el plan funciona, los Patos acaban perdiendo el control de las Ovejas y sus territorios y la ocupación de las praderas de los Cerdos jamás se produce. Las Ovejas vuelven a gozar de su libertad y fin [del todo].

Epílogo

En realidad pensaba hacer esto al revés, centrándome en los malos en lugar de los buenos. Es decir, pensaba haber hecho una fábula en la que cada uno de estos grupos fueran "el malo" y en la que "los malos" ganaran, creo que así se habría entendido mejor lo que quiero decir. Pero puestos a contar mentiras, prefiero que tengan un final "feliz".

~/Death Cab For Cutie/~/Crooked Teeth/~

7 comentarios:

Mario dijo...

Aún no lo he leido, pero puedo adelantar que efectivamente te has meao fuera.

Lume dijo...

Lo sé... Pero... se puede saber a qué esperas para leerlo, ¿tío? :P

Anónimo dijo...

que tiene este post que todos comentamos antes de leer?

Anónimo dijo...

Es decir, todo depende de los ojos del animal con lo que lo mires

(y si esa no es la conclusión final, pues da igual, eso fue lo que entendí yo, jajaja)

Anónimo dijo...

Y para cuando un artículo sobre la solidaridad y eventos especiales????

Alex (ex-repelente) dijo...

Lo de los patos nihilistas me ha sobrepasado... Si mi adorado Nietzsche levantase la cabeza...
(un besito)

Lume dijo...

En realidad, son solamente nihilistas desde la percepción de las Ovejas, pero creo que eso no sirve de excusa...

Encantado de leerte de nuevo, Alex ;-)