miércoles, 27 de junio de 2007

sártAatneuC

Últimamente pienso bastante en lo que está por venir y en cuánto tiempo queda para cada cosa y esas tonterías. Hago mis propias apuestas sobre qué es lo que pasará en cada momento y construyo sólidos castillos en el aire donde paso los ratos libres que me quedan, que últimamente son más de los que deberían.


  • 22 días para dejar Telefónica I+D. [Éste es el párrafo ñoño] Es probable que esto sea lo más raro de todo, abandonar una rutina que va a durar casi dos años, casi ininterrumpidos, va a ser un tema. Imagino que habrá una ceremonia de clausura que incluirá empanada a las 10:45 en el pasillo de los cafés y después comida en exteriores. E imagino que será decepcionante porque mucha gente estará de vacaciones o porque costará horrores convencer a todos de que se queden a comer, pero supongo que me dará igual, porque yo estaré demasiado ocupado como para ser del todo consciente de todo. Ocupado sumiéndome en un modo nostálgico que sobre-compensaré con un montón de bromas y chistes absurdos que enlazaré casi sin respirar entre uno y otro, poniendo de manifiesto, una vez más, que solamente dejo de ser borde y soso en el curro en momentos señalados, para convertirme entonces en... supongo que en mí mismo, pero "más". Al menos esta vez dará igual que le diga a mi jefe "en plan coña" que llevar aquí casi dos años de becario tiene que ser señal de masoquismo.
  • 23 días para ir rumbo a Benicàssim con Dani. Supongo que la nostalgia de dejar Telefónica se quedará en nada en cuanto saboree la libertad marchándome al FIB al día siguiente. Y supongo que allí pasará lo que tiene que pasar: el segundo día no será tan bueno como el primero, en el tercero recuperaremos energías y al cuarto no nos habremos quitado las gafas todavía. No me perderé a Los Planetas, Iggy, Muse, Arctic Monkeys, Mando Diao ni a Ok Go, pero !!! o Clap Your Hands Say Yeah, me acabarán dando igual. Por otra parte, la segunda tienda de campaña se limitará a su uso principal de guardar los bultos, porque, aunque seguro que se ve más de una rueda de molino en tierras levantinas, Dani y yo nunca seremos Chechu.

  • 33 días para estar esperando en Barajas un avión con destino a París, y de París directamente a Boston. Aquí mi Castillo en el Aire es de los grandulones. También es bastante simple y previsible: conoceré un montón de gente, no estaré sin hacer nada durante 10 minutos seguidos y si tengo tiempo aprenderé algo de inglés. Además me tomaré una o muchas cañas con Runén, que como el mundo es un pañuelo, también estará por Boston en esas fechas tan señaladas. Y me patearé los sitios que aparecen en "El Indomable Will Hunting". Una de las experiencias que espero más ansioso, por absurdo que parezca, es el Jet Lag, quiero tener uno!!!
  • Alrededor de 66 días para asentarme en los Madriles. Y aquí mis planes tienen la inquietante forma de una gran interrogación flamígera. Pero creo que incluyen comprar la Wii y llenar el frigorífico de pizzas. También creo que haré caso a un gran sabio contemporáneo y llevaré mis cuentas en un excel para no abusar de ninguno de mis vicios caros.
  • 69 días para empezar a trabajar. Bueno, "trabajar"... Primero pasaremos dos semanas de cursos intensivos en Segovia. Supongo que acabaré comiendo lechón, lechón, lechón, lechón, en Segovia, acabaré comiendo lechón [ésta es casi difícil, premio para el que me diga el nombre del grupo, de la canción y de la versión original]. También me cansaré del traje y abusaré de decirle "suit up" al personal.
Y ahí empezará la "nueva vida". Seguramente siga a cuestas con el proyecto, intente venir la mayor parte de los fines de semana a Valladolid y planee escapadas hacia Europa septentrional cada vez que tenga tiempo...

Sólo una cosa más y sigo currando, que se me ha vuelto a ir de las manos.... Prometo que no he escogido a drede la fecha en la que escribir esta entrada para poder decir que me quedan 69 días para cambiar de vida.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya esta nuestro buen amigo Raúl y compañero de aventuras fulero de la mia persona, soltando lindeces de su lado mas cálido y tierno. Pues he aqui que me veo con la obligación de aportar algo de frescura de mi témpano de hielo para dejar esto al nivel de temperatura adecuado.

Y tal vez lleves razón oh mi joven compañero, que por la senda equivocada caminas, que el nivel Chechu no pueda ser alcanzado en el FIB.

Unos nacieron para ser chechu y otros en cambio para corear alrededor de su tienda (yo soy de los que miraban absortos y medio ausentes de este mundo por despertarse repentinamente segun se oia el jaleo sin saber por qué coño se movía tanto esa jodida tienda)

Tal vez no encontremos a nuestra Paula y todo parece indicar que así será. Por ello mejor ir como bien dices con las espectativas de tienda guardamochilas.

De no ser asi, puede que vea llegar el día que salga yo con mis ilusiones, con mis dos condones y sendos cojones, para volver a cuatro patas rabando y sin mojar.

Fdo: El romantico legendario...

Anónimo dijo...

Mmmmm en 33 días coincidiremos en el mismo avión Barajas-madrid? Sería mu fuerte verse después de tnto tmpo en un avión...

Chans dijo...

Ala, no se quien es la canción del lechón!!! Se que la versión es de Los Petersellers (En Segovia) pero la original....... Jo, pues ni idea.....

























Jajajajaja! Claro que lo se!!! Jojojojo! Es "Hit the Road Jack" de Ray Charles....

Txopo 1 - Gramolas del mundo 0.

chans dijo...

Y la he cantado en un caraoque en Rumanía, toma ya!!

Lume dijo...

Esta vez tengo que preguntar... Quién es el segundo anónimo???

Ah, y sabía que lo sabrías, Chans XD

2º anonimo dijo...

no me decepciones...

Victoria dijo...

Vaya entrada, muy nostálgica y emotiva. Me ha hecho pensar que en breve yo también voy a vivir (o ya la estoy viviendo) una cuenta atrás parecida,(y creo que no lo he asimilado todavía) porque en 69 días + 60 más va a ver muchos cambios.