jueves, 14 de febrero de 2008

Back 2 The Old Ways

Estoy en el metro, ejecutando una de mis aficiones más molestas. Supongo que es molesta, aunque me daría igual que me lo hicieran a mí. Leo los libros de los demás. O incluso los periódicos. Alguna vez hasta he leído apuntes, pero sólo para saber de qué eran. Ésta es una de esas veces en las que decido que tengo que saber de qué libro se trata.

Leo una frase que habla de la realización de “otro milagro”. Mi vista salta hasta otra que dice algo así como “eres tú, Noah”. Decido que se trata de “El Diario de Noah”. Me doy cuenta de que es la última página, así que me contengo y dejo de leer, aunque ya conozco el final. Tengo que esperar a que la chica que lo lee baje del metro para comprobar que el libro se llama en realidad “El Cuaderno de Noah”. Sonrío.

Me giro y leo algo de un Rey y pienso que es la Edad Media. Salto y leo fragmentos de una conversación en la que se invita a una chica a ejercer la prostitución y pienso en Ken Follet [aún sigo sin entender del todo el por qué de esta relación]. Decido que el libro es “Un Mundo sin Fin”, ya que aquello no ocurría en “Los Pilares de la Tierra”. Retuerzo la cabeza para ver si he acertado. Sonrío otra vez.

Pasan las semanas. Tal vez incluso haya pasado más de un mes.

Es hoy.

Estoy en otro proyecto, el anterior está a punto de acabar. Pienso que soy la prueba viva de la verdad que se esconde en las palabras de un gran sabio contemporáneo, “los proyectos nunca se acaban, se abandonan”.

Ahora ya no cojo el metro y me sorprendo echándolo de menos de algún modo difuso, casi apáticamente nostálgico. Pero nostálgico al fin y al cabo. Pensaba que lo había olvidado [para bien].

Últimamente recuerdo mucho las cosas que he olvidado. A veces me preocupa que esas cosas vuelvan si pienso mucho en ellas, como atraídas por la magnética fuerza del olvido que a mí me hace recordarlas. Y algunas veces vuelven.

1 comentario:

marta dijo...

Hola!
Me ha encantado eso del tetris en el metro, jajjajajja. Que gran verdad... La línea 6 que me llevaba a la facultad era un infierno!

Por cierto, esta tarde tengo una entrevista de trabajo en Valladolid. Si sale bien y me voy para allá ya te preguntaré un par de cosillas.

besitos