miércoles, 26 de marzo de 2008

Ni tan típica, ni tan pastel, ni tan tonta

Por circunstancias de la vida, recientemente he ido a ver dos veces la misma película al cine. Hay varios factores por los que ir a ver dos veces una película al cine. Considero que Ellen Page es uno de ellos. Otro es que te sobre el tiempo y no haya muchas más cosas interesantes en la cartelera. Otro es que la peli en cuestión tenga su punto y soporte holgadamente más de un visionado. Supongo que lo mío ha sido una mezcla de estos tres [cambiando en el segundo de ellos la desidia por la casualidad]. Sea como sea, lo mínimo que puedo hacer después de ver dos veces la misma película en el cine, es hablar de ella en mi blog...

Juno

Para el que no lo sepa, Juno va de una moza homónima de dieciséis años, interpretada por una más que excelente Ellen Page [tal vez la conozcáis por ser la Gatasombra de la horrible X-Men III, la decisión final o puede que de Hard Candy, peli que no he visto aún, pero está en mente] que se queda embarazada y decide dar a su churumbel en adopción. Vale, hasta aquí tenemos el típico drama pastelón y tonto. Pero, al igual que pasa con Una Chica de Jersey, de Kevin Smith, la peli no resulta ni tan típica, ni tan pastel, ni tan tonta [de hecho, a mí no me pareció tonta en absoluto].
El personaje central de la película se come la cinta entera. Con un sentido del humor descarado que engancha, unos gustos peculiares pero muy definidos y una madurez inadecuada que se calza en su piel como un guante ceñido [la metáfora runa del día], Juno consigue que nos baste su presencia para que la sala de cine esté llena. Igual influye mi incondicional amor platónico por la actriz que la encarna, pero la verdad es que vi en el personaje una conjunción increíblemente creíble de pueril madurez.

Además, las actuaciones del resto del reparto no desmerecen a la de la señorita Page, incluso Bleeker el crío sosón que la deja embarazada, interpretado por Michael Cera, resulta natural en su comportamiento forzado. La única posible excepción es Jennifer Garner, que interpreta a la madre adoptiva del bebé, manifiestando solamente dos registros de expresión: tensa y pastel, y ninguno de ellos parece del todo auténtico.

¿Más puntos a favor de la peli? Varias conversaciones geniales sobre música y pelis de serie B, una banda sonora de las que te hacen salir tarareando del cine y, maldita sea, una larga sonrisa que se prolonga a lo largo de toda la película, que a veces es lo que más importa y lo que más cuesta conseguir...

Y, para concluir, goza de una belleza circular, que, como sabréis los que pasáis de vez en cuando por aquí, es una cosa que me encanta.

~/Barry Louis Polisar/~/All I Want is You/~

1 comentario:

antequera dijo...

Me estuve fijando ahora en el informe sobre lo runo (esta categoría que apareció ya hace unos años y que se mantiene viva a pesar de los cambios de blogs que has sufrido). El caso, es que Madrid aparece directamente en los 3 primeros informes como algo runo, además de una alusión en el 5º creo recordar... Y pensar que aún así haya gente que no lo cambiaría por nada...